Tres apasionados de los sellos y postales

Tres apasionados de los sellos y postales

Tres apasionados de los sellos y postales

575 361 NOTOFILIA
La exposición organizada por la asociación de filatelia y numismática CECA, inaugurada ayer, podrá visitarse hasta el día 26
Luis Maiztegi, Fernando García y Mikel Untzilla muestran una parte de sus colecciones en Kultur Etxea

El tren Talgo ‘Virgen de Arantzazu’, un homenaje a Enzo Ferrari, antiquísimas postales de París de 1.909, el primer coche que se patentó, cromos editados en Cuba hacia 1930, emisiones de los nuevos estados surgidos como consecuencia del desmembramiento de la antigua URSS, txantxikus de los cincos continentes, y ‘Komunio agiria’ emitidos por la parroquia oñatiarra entre los años 1923 y 1926, son solo algunas de las curiosidades que esconden desde ayer las paredes de la sala de exposiciones de Kultur Etxea.

La asociación de Filatelia y Numismática CECA muestra, hasta el día 26, parte de las colecciones de tres de sus más activos miembros: Luis Maiztegi, Fernando García y Mikel Untzilla. Una pequeña caja de sorpresas que invita a degustar con calma una afición que ya no tiene el gancho de antaño porque, entre otras cosas, el correo postal ha sido sustituido por el electrónico, y recibir una carta que no sea oficial, publicitaria o bancaria, un milagro. Aquellas postales manuscritas han dejado paso a washaps, y los álbumes a la ‘nube’, así que no es de extrañar que la afición a la filatelia y la numismática (auguran que las tarjetas de crédito y los bitcoins, también acabarán con las monedas) haya dejado de ser uno de los hobbys más populares.

En CECA, que tiene una trayectoria de 26 años a sus espaldas, saben bien de lo que hablan. Hace una década, la asociación agrupaba a una veintena de apasionados a este hobby, y en la actualidad, no alcanzan la media docena. Por eso, para que esta afición no se pierda y para mostrársela a las nuevas generaciones, Kultur Etxea viaja desde ayer por el mundo de los sellos.

La numismática también tendrá su hueco, pero en formato audiovisual, «a través de un power point, por cuestiones de espacio y seguridad» explican. No faltará una metáfora a los nuevos usos sociales, «con sobres colgados del techo, como si estuvieran en una nube, y sellos guardados en botes de cristal, para evidenciar que a veces cuesta más el envase de transporte o de almacenamiento, que el propio sello» explican los filatélicos oñatiarras, que guardan también un espacio para describir las características técnicas de los sellos, tales como desajustes de color, variedades de dentado, presentaciones para su comercialización, así como diferentes marcas que se aplican en origen, tránsito y destino de la correspondencia.

Coches, ranas, ciudades…

Txantxikus de las Seychelles, Australia, China, Eire o Tanzania, son solo parte de la extensa colección de 3.000 sellos que, dedicada a la especie por la que se identifica a los oñatiarras, tiene Luis Maiztegi, ‘alma mater’ de los filatélicos. «Es imposible exponerlos todos, así que presentó una selección, con curiosidades como la presencia de las ranas en el cine, la literatura o juguetes» relata. Luis se enganchó a los sellos de la mano de su padre, que le regaló un cuaderno de colegio con un buen número de sellos pegados con cola. Aquello fue el inicio de un hobby que hace que atesore miles de estampas postales, perfectamente etiquetadas en álbumes, entre ellas sus famosos txantxikus de todo el mundo.

Su pasión era compartida, así que hace 26 años, junto a otros aficionados oñatiarras, fundó la asociación de Filatelia y Numismática CECA, que pese a las «bajas» y la «crisis», se mantiene al pie del cañón, en parte gracias al dinamismo de Luis, y el de sus compañeros de exposición: Mikel Untzilla y Fernando García.

El primero cuelga una sección dedicada a Oñati con postales antiguas de Arantzazu, que recogen desde imágenes de la ermita de la coronación, a un autocar de turismo, o el interior del templo de Aranzazu de Guadalajara-Jalisco (México). También puede verse una censura militar de fecha 8 de enero de 1938 y los cuatro sellos fiscales emitidos por el ayuntamiento, así como las emisiones especiales realizadas por CECA a Aita Madina.

Untzilla se inició en la filatelia «por curiosidad» y atesora una amplia colecciones de postales con el sello por el lado de ilustración de temáticas como las capitales europeas (con especial predilección por París), medios de transporte (coches, barcos, aviones…), fauna, flora, turismo o deportes, que también expone.

Los coches son, a su vez, la debilidad filatélica de Fernando García, que empezó «coleccionando cromos de chocolate de pequeño», y ahora tiene una extensa y cuidada colección centrada en el automóvil, que permite viajar por su historia, desde los primeros vehículos, al neumático, las infraestructuras viarias, o los grandes premios (hay una postal de 1979, del 50 aniversario del Gran Premio de Monaco), hasta ambulancias, coches contra incendios, o maquinaria agrícola, sin olvidarse de míticos vehículos clásico, o el icónico Ferrari, con tributo a su fundador incluido.

Nuevas ediciones a la vista

Los tres coleccionistas de CECA y los que les acompañan en este hobby, como Jabier Galarza, tienen cuerda para rato, y pese a que los tiempos han cambiado, quieren contagiar su pasión a la gente con esta muestra y los sellos conmemorativos que editan anualmente en torno a historia de Oñati. El último fue el relativo al centenario del ‘árbol de gernika’ oñatiarra, y el próximo será el del 50 aniversario del adiós el Ferrocarril Vasco Navarro, que realizó su último viaje el 31 de diciembre de 1967.

2018 también será pródigo en aniversarios, así que ya tienen en cartera el centenario del Primer Congreso de Estudios Vascos o el de la proclamación de la Virgen de Arantzazu como patrona de Gipuzkoa. Los últimos años han hecho guiños a un buen número de músicos: Aita Madina, Esnal, Ibarrondo, Zelaia, Uriarte, al 500 aniversario de la llegada de los franciscanos a Arantzazu…, y seguirán haciéndolo porque «son ediciones que tienen buena acogida y acerca CECA a la gente».


Fuente : Diario Vasco

Dejar una Respuesta