Filatelia y numismática: túnel del tiempo para aficionados y curiosos

Filatelia y numismática: túnel del tiempo para aficionados y curiosos

El límite que un coleccionista le pone a la búsqueda depende de cada uno. En esa idea sencilla está encerrada la motivación tal vez más legítima de quienes al margen de sus trabajos, vidas familiares y responsabilidades, se inician en el arte y hobby de la numismática o la filatelia y deciden dedicarse por un tiempo o tal vez toda la vida a llenar series coleccionables o a buscar pedazos de historia a sabiendas de que pueden ser imposibles de completar.

La filatelia es la afición por coleccionar y clasificar sellos, sobres y otros documentos postales. La numismáticarefiere al estudio y coleccionismo de monedas y papel moneda emitido por una nación con el diseño oficial del país.

El fin de semana, las dos principales instituciones de Mar del Plata que reúnen a los coleccionistas de la ciudad -donde el circuito es mucho más reducido que en Buenos Aires-, la Peña Filatélica y el Centro Numismático organizaron una jornada de canje: fue la edición n°14 de esta actividad a la que asistieron buenos conocedores del tema y también curiosos.

Se realizó el sábado, con invitados de la zona y de Buenos Aires, en el Hotel República, ubicado en Córdoba y Moreno. En el salón principal, entre las 10 de la mañana y ya entrada la noche, hasta las 19, se intercambiaron estampillas, postales, monedas, sobres y billetes de todo tipo y origen.

 

Filatelia y numismática: túnel del tiempo para aficionados y curiosos

“Generalmente el coleccionista espera este evento porque sabe de qué se trata. Pero también se acercan muchos curiosos para ver cómo es, cómo empezar a coleccionar con algún criterio”, introdujo Claudio Buratti, uno de los organizadores de esta jornada, al hablar sobre este encuentro con QUÉ Digital.

Durante todo el día se dispusieron stands de comerciantes, pero además se brindó asesoramiento de cómo iniciarse en el coleccionismo, hubo una muestra de material filatélico y numismático, más un servicio de cafetería gratuito. Los entendidos, a su gusto. Para los curiosos, un paseo diferente en el fin de semana largo.

 EL DESPERTAR DEL HOBBY 

¿Cuánto valdrá esa moneda? Aquella que quedó guardada en alguna pequeña caja olvidada que provino de un viaje, de un canje, a raíz de una charla o por la intención de conservarla en el tiempo por parte de padres y abuelos, regalándola porque sí o cediendo un pequeño tesoro.

Esa reflexión tan personal es la que se repite entre quienes al enterarse de estos espacios de canje de monedas, sellos y billetes, concurren en busca de una respuesta.

“Muchos se acercan para saber si vale algo lo que tienen”, aseguró Claudio Buratti y para quienes no pudieron ir a este encuentro del sábado y buscan ponerse en contacto la Peña Filatélica y o bien con el Centro Numismático de Mar del Plata, aclaró que para definir el valor económico de una moneda que puede estar hace siglos en desuso, o un billete que lleva largas décadas fuera de circulación, o una serie de estampillas de reducida emisión, existen dos claves:

El abc del coleccionismo sobre este punto, es que “el valor está asociado a la antigüedad del objeto y a la emisión (cantidad) que se hizo”: si una pieza abundante será más fácil de conseguir, pero aquellas con valores altos tendrán menos uso y serán más difíciles de encontrar y adquirir.

Filatelia y numismática: túnel del tiempo para aficionados y curiosos

Por otro lado, “el principio básico del coleccionismo es el canje”. Para dejar establecido el criterio existen catálogos especializados en donde figura -previamente acordado- el valor de cada elemento o serie.

Cuando se incorporan estos principios básicos, el camino para convertirse en un coleccionista quedará en manos del interés, el tiempo, la perseverancia y la constancia.

“Cuando tenía 12 años me regalaron una acumulación y me acerqué a la Peña Filatélica de Mar del Plata. Mi primera colección fue sobre Francia y al día de hoy la tengo y de hecho la sigo ampliando”, explicó Claudio Buratti sobre sus primeros pasos.

“Lo lindo del coleccionismo es que el límite lo pone cada uno. Todo comienza cuando empezás a ordenarte y a ponerte objetivos para establecer a dónde querés llegarse con la colección”, aseguró.

 FIGURITAS DIFÍCILES 

Como en los álbumes de figuritas, hay elementos coleccionables más difíciles de encontrar. No será lo mismo una serie de billetes de la Argentina que una de Suiza que reúna todos los primeros sellos emitidos en forma limitada, o la del peñique negro de Gran Bretaña que muchos sueñan con tener completa.

Vale una aclaración: entre los coleccionistas están aquellos que buscan cantidad y variedad con algunos objetivos, pero también están los denominados completistas, es decir, aquellos cuyo objetivo es completar una determinada colección basada en una temática concreta. Por ejemplo, coleccionar todos los títulos de un autor concreto, o todos los modelos de un producto, marca, etcétera.

No obstante, hay una premisa general: el auténtico coleccionista no está atado a lo que colecciona sino al hecho de coleccionar.

Filatelia y numismática: túnel del tiempo para aficionados y curiosos

Para el coleccionista marplatense consultado por este medio durante la jornada de canje realizada el fin de semana, esta variedad de criterios es una de las claves para entender por qué la filatelia y la numismática se sostienen aún. Y además, explicó que “de hecho hay muchos jóvenes interesados, gente se suma y encuentra pasión;a pesar de cómo han cambiado las cosas, la actividad se sostiene”.

Lo que no se detiene es la historia. Y así como en los ’90 el billete de $1 pasó de la billetera a una vitrina con billetes coleccionables de la historia argentina, hace menos de un mes el $2 acaba de sumarse. Monedas, sellos, medallas y estampillas, entre muchos otros bienes coleccionables, siguen su curso en todo el mundo en el mismo sentido.

Encontrar la totalidad de las piezas que cierran una colección puede demandar meses, años y en algunos casos toda la vida. Ese hobby, además, incluye generalmente varias series abiertas a la vez, en un desafío donde el límite claramente lo pone quien busca. Esa búsqueda inacabable en el mundo del coleccionismo es como un túnel del tiempo en donde quien entra en él, nunca sale.


FUENTE: QUÉ DIGITAL (Comunicado de prensa)